Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Escuela de Negocios Haas de UC Berkeley ha encontrado que la información actúa sobre el sistema de recompensas productores de dopamina del cerebro de la misma manera que el dinero o la comida.

"Para el cerebro, la información es su propia recompensa, más allá de si es útil", dijo el profesor Ming Hsu, un neuroeconomista cuya investigación emplea imágenes magnéticas funcionales (fMRI), teoría psicológica, modelado económico y aprendizaje automático.

 

El artículo, "Código neuronal común para recompensa y valor de información", fue publicado este mes de junio de 2019 por las Actas de la Academia Nacional de Ciencias.

 

El profesor Hsu y el estudiante de posgrado Kenji Kobayashi, ahora investigador postdoctoral en la Universidad de Pensilvania, han demostrado que el cerebro libera dopamina (neurotransmisor relacionado con la sensación de placer) cuando se recibe un mensaje por su celular de la misma manera que cuando uno recibe dinero.

 

"Pudimos demostrar por primera vez la existencia de un código neuronal común para la información y el dinero, lo que abre la puerta a una serie de preguntas interesantes sobre cómo las personas consumen, y a veces consumen en exceso, información", dijo Hsu.

  

Arraigado en el estudio de la curiosidad

 

Mientras que los economistas han tendido a ver la curiosidad como un medio para un fin, los psicólogos han visto durante mucho tiempo la curiosidad como una motivación innata que puede estimular las acciones por sí mismo.

 

A veces, queremos saber algo, sólo saber.

 

El estudio trató de responder a dos preguntas.

 

En primer lugar, ¿podemos conciliar las opiniones económicas y psicológicas de la curiosidad, o por qué la gente busca información? En segundo lugar, ¿cómo se ve la curiosidad dentro del cerebro?" Hsu dijo.

 

La neurociencia de la curiosidad

 

Para entender más sobre la neurociencia de la curiosidad, los investigadores escanearon los cerebros de las personas mientras jugaban un juego de azar.

 

A cada participante se le presentó una serie de loterías y ellos necesitaban decidir cuánto estaban dispuestos a pagar para obtener más información sobre las probabilidades de ganar.

 

En su mayor parte, los sujetos del estudio tomaron decisiones racionales basadas en el valor económico de la información (es decir, cuánto dinero podría ayudarles a ganar).

 

Pero eso no explicaba todas sus opciones: la gente tendía a valorar en exceso la información en general, y particularmente en loterías de mayor valor. Parecía que las apuestas más altas aumentaban la curiosidad de las personas en la información, incluso cuando la información no tenía ningún efecto en sus decisiones.

 

Los investigadores determinaron que este comportamiento sólo podía explicarse a un modelo que captaba motivos económicos y psicológicos para buscar información.

 

Hsu dijo que eso es similar a querer saber si recibimos una gran oferta de trabajo, incluso si no tenemos intención de tomarla. De todas maneras, nos genera curiosidad.

 

¿Cómo responde el cerebro a la información?

 

Analizando las exploraciones de fMRI, los investigadores encontraron que la información sobre las cuotas de los juegos activaba las regiones del cerebro específicamente conocidas por estar involucradas en la valoración (la corteza prefrontal de estriado y ventromedial o VMPFC), que son las mismas áreas de recompensa que producen dopamina del cerebro activadas por alimentos, dinero, y muchos medicamentos.

 

A continuación, los investigadores fueron capaces de determinar que el cerebro utiliza el mismo código neuronal para obtener información sobre las cuotas de lotería que para la valoración o el dinero mediante el uso de una técnica de aprendizaje automático (llamada regresión vectorial de soporte).

 

La adicción digital

 

Si bien la investigación no aborda directamente el consumo excesivo de información digital, el hecho de que la información involucra el sistema de recompensas del cerebro es una condición necesaria para el ciclo de adicción, dijo. Y de esta manera explica por qué no podemos resistir revisar nuestro celular cuando nos llega un mensaje.

Fuente : https://www.pnas.org/content/early/2019/06/10/1820145116

 

 

Publicado en Neurociencias

En la actualidad, la gran cantidad de información a la que están expuestos los consumidores han hecho necesario desarrollar una nueva forma de marketing, que no tenga como objetivo principal –al menos de forma evidente- vender productos, sino llegar a calar en la mente del público a través de emociones: el marketing de emociones. El cada vez más frecuente uso del storytelling es una prueba de ello. Pero desarrollar este tipo de Marketing, necesita de algo mucho más complicado: conocer a profundidad las emociones y sentimientos del target. Lo que ya es posible a través de la neurociencia. De esta forma, nace el neuromarketing. Para conocer más sobre el tema, conversamos con Eduardo Laredo, director de Neuroinvestigaciónn de Neurom –empresa especializada en neuromarketing.

Publicado en Neurociencias